Vida a bordo

XXIV Campaña Antártica.- BIO 'Hespérides' (A-33)

BIO 'Hesperides' (A-33)
BIO 'Hesperides' (A-33)
×
1 / 1
BIO 'Hesperides' (A-33)

Vida a bordo. 26 de mayo de 2019.

Buenos días familia y amigos!

Después de unos días de merecido descanso en puerto y de despedir a los científicos y técnicos del proyecto FICARAM, recibimos a bordo a la primera rotación de la campaña ZEEE 19, que tiene como objetivo estudiar de la Zona Económica Exclusiva Española al Norte y Sur de las Islas Canarias, una franja marítima que se extiende desde la costa hasta las 200 millas náuticas hacia el mar y dónde el Estado tiene derechos de soberanía para exploración y explotación de los recursos naturales. Estos estudios comenzaron en 1995 y, hasta la fecha, se han realizado veinte campañas a bordo de BIO “Hespérides”. Para ello se emplearán los equipos y sistemas instalados a bordo, principalmente los sondadores multihaz, gravímetro, magnetómetro y sondas paramétricas geológicas.

Durante esta campaña participarán el Instituto Hidrográfico de la Marina (IHM), el Real Observatorio de la Armada (ROA), y distintos organismos colaboradores como el Instituto Español de Oceanografía (IEO), la Universidad Complutense de Madrid (UCM), el Instituto Geológico y Minero de España (IGME), la Universidad de Cádiz (UCA) y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

El jueves largamos el magnetómetro remolcado e iniciamos el muestreo. Además, estos días hemos tenido la oportunidad de ver como varios grupos de delfines nos acompañaban, dando unos saltos y piruetas que no se ven muy a menudo y deleitándonos con su vista.

Despedimos la semana con la clásica hamburguesa, a tres ya de llegar a casa.

Vida a bordo. 19 de mayo de 2019.

Buenos días familia y amigos!

Empezamos la semana con un parón en la actividad, pues pasaremos unos días en aguas de Cabo Verde. Durante el martes podemos apreciar estas islas en la distancia, siendo la primera vez que avistamos tierra desde nuestra partida de Río de Janeiro. Ya el miércoles retomamos el muestreo, ya cada vez más cerca de finalizar esta parte de la campaña, quizá la más monótona desde nuestra partida.

Todo llega, y el viernes por fin damos por concluido el muestreo, 77 estaciones después de nuestra partida de Ushuaia a principios de abril. Ya el sábado avistamos en el horizonte las luces del archipiélago canario, y el domingo 19 llegamos finalmente a tierra española, justo 5 meses después de dejar Cartagena en diciembre del año pasado. Así, finaliza la XXIV Campaña Antártica del BIO Hespérides, después de cinco meses de experiencias, y tras haber convivido con más de 250 científicos de diferentes nacionalidades y especialidades y de haber vivido experiencias únicas en la Antártida.

Muchos miembros de la dotación aprovecharon para recibir visitas de sus parejas y familiares, y con estos emotivos reencuentros dejamos la semana, disfrutando de un merecido descanso en puerto.

Vida a bordo. 12 de mayo de 2019

Buenos días familia y amigos!

Seguimos navegando por el Atlántico Sur, cada vez más cerca del ecuador. Aunque el buen tiempo suele acompañarnos, también tenemos días en los que las lluvias tropicales nos acompañan, bajando un poco la temperatura y limpiando la salitre del barco.

Los muestreos continúan sin novedad, mientras vamos acercándonos de nuevo al hemisferio Norte. La Osa Mayor asoma en ocasiones en nuestro firmamento, y la estrella Polar, que llevamos más de tres meses sin ver, está a punto de asomar por el horizonte.

Es el jueves el día que cruzamos nuevamente el ecuador, dejando atrás el otoño austral y pasando a la primavera boreal. Esta vez no apreciamos las frecuentes calmas ecuatoriales, y los suaves vientos alisios continúan acompañándonos durante nuestra travesía.

En este cruce no contamos con la presencia del rey Neptuno, pues se encontraba ocupado preparando el quinto centenario de la vuelta al mundo. Fue su hijo Tritón el que subió a bordo del Hespérides para cobrarle el tributo a los neófitos, entre los que se encontraban, además de algunos científicos y técnicos del proyecto FICARAM, el enfermero y la médico. Después de ser necesariamente bautizados y de ganarse el derecho a cruzar el ecuador, celebramos las nuevas incorporaciones con una paella en cubierta de vuelo.

De nuevo llegó el fin de semana, que despedimos con la clásica hamburguesa para cenar el domingo.


Vida a bordo. 5 de mayo de 2019

Buenos días familia y amigos!

Seguimos navegando en aguas del atlántico sur, y el buen tiempo nos acompaña durante nuestra travesía. Ya son varios los miembros dela dotación, científicos y técnicos que aprovechan sus ratos libres para salir a cubierta a hacer deporte y tomar el sol, y se ven muy atrás los días de frío glacial y clima extremo de la Antártida.

Continuamos con el trabajo monótono de realizar muestreos a lo largo de nuestra derrota, aunque las buenas condiciones ayudan a sobrellevarlo. Durante el fin de semana además adelantamos una hora de nuestros relojes, por lo que estamos ya a sólo dos horas de diferencia con España. El sábado la marinería del barco organizó una barbacoa en cubierta de vuelo para disfrute de todos, lo que nos permitió desconectar un poco de la rutina y afrontar la nueva semana con energía.

Despedimos la semana continuando nuestra travesía, cada vez más cerca del fin de la campaña.

Vida a bordo, 28 de abril de 2019.

Buenos días familia y amigos,

Empezamos la semana atracados en Río de Janeiro; ¡Ya echábamos de menos el sol y el calor! Con todo, la semana empieza con intensidad: el lunes lo dedicamos a rellenar víveres y combustible, recibir el material necesario y a preparar la recepción a bordo. La mañana del lunes también recibimos a bordo la visita del embajador de España en Brasil y del cónsul de España en Río de Janeiro, que asistieron también a la recepción celebrada a bordo esa misma noche.

La recepción tuvo gran afluencia, pues asistieron más de 100 invitados, y tuvo un gran éxito gracias al trabajo de buena parte de los miembros de la dotación, que se esforzaron por actuar como los mejores anfitriones. También fue digno de mención la presencia de diversos grupos musicales, tanto de música brasileña, de samba y hasta de gaita gallega!

El martes varios miembros de la dotación acudieron a una excursión de día completo por los monumentos y lugares más icónicos de Río de Janeiro, en el que no faltaron el Cristo del Corcovado o el Pan de Azúcar.

Como en toda estancia en puerto el tiempo pasó volando, y ya el jueves por la mañana le dijimos adiós a la Bahía de Guanabara para adentrarnos de nuevo en el Atlántico Sur y continuar con la investigación científica. Volvimos a atravesar la zona de plataformas petrolíferas y a encontrarnos de nuevo por fuera de la zona económica exclusiva de Brasil, por donde apenas vemos otros buques. De nuevo regresamos a la rutina de muestreos de agua a gran profundidad, y pronto llegó el fin de la semana, ya con la vista puesta en Las Palmas.

Vida a bordo, 21 de abril de 2019

Buenos días familia y amigos!

Continuamos la semana en aguas del Atlántico Sur, realizando muestreos a lo largo de nuestra derrota. Las condiciones han mejorado y el sol ha vuelto a acompañarnos con frecuencia, y el aire acondicionado se hace cada día más necesario. Con todo, la mar de fondo no cesa, y el barco navega mecido por un sempiterno vaivén.

Además de los ya rutinarios muestreos, la actividad vuelve a la rutina, tras reducirse durante nuestra estancia antártica debido a la dureza de las condiciones y del trabajo allí realizado. El barco comienza a acusar los efectos de la salitre y la intemperie, por lo que el destino de maniobra se afana en eliminar los óxidos y baldear las cubiertas, y llevamos a cabo con mayor frecuencia los muy necesarios ejercicios de seguridad interior, que garantizan la preparación en el indeseable caso de que ocurra algún incendio o inundación a bordo.

Nuevamente la semana transcurre sin sobresaltos, y continuamos nuestra derrota mientras en tierra nuestros familiares y amigos viven la Semana Santa. El Viernes Santo es festivo en la mar, y casi sin darnos cuenta abandonamos la zona de muestreo y ponemos proa a Río de Janeiro. Por el camino volvemos a ver otros buques al cruzar las líneas de tráfico marítimo, y conforme nos vamos acercando a la ciudad comenzamos a ver las numerosas plataformas petrolíferas que se encuentran en sus inmediaciones, así como el resplandor en el horizonte de la urbe carioca.

Ya el domingo amanecemos a la vista de la bahía de Guanabara con un día radiante, y entramos por la mañana en la ciudad brasileña. Allí nos están esperando ya para poder ejercer el derecho al voto en las elecciones generales españolas, y tras votar y dejar el buque arranchado aprovechamos para descansar y descubrir todo lo que Río de Janeiro tiene para ofrecernos.

Vida a bordo, 14 de abril de 2019

Buenos días familia y amigos!

Comenzamos la semana navegando por el Atlántico Sur con condiciones desfavorables de mar y viento, no en vano seguimos al sur de los “cuarenta rugientes”. Con todo, el martes comenzamos los muestreos de la campaña FICARAM, en los que se realizan muestreos de agua a gran profundidad con el dispositivo CTD-Roseta.

En esta campaña, a diferencia de la campaña EXPLOSEA, se realizan los muestreos de agua a mucho mayor profundidad, llegando incluso a cerca de los 6000 metros. Esto implica permanecer en las inmediaciones de una estación (un punto fijado en la carta) durante periodos superiores a cuatro horas, lo que requiere una gran implicación del personal de guardia en puente para mantener la posición y corregir los efectos de abatimiento y deriva producidos por el viento y la corriente, además de controlar la verticalidad del largo cable del que cuelga el CTD. Esta maniobra implica también al personal de guardia de cubierta, especialmente en los momentos de largado y recogida del dispositivo, que se complican cuando aumenta el viento y el oleaje.

Continuamos realizando muestreos mientras navegamos hacia el norte a más de doscientas millas de la costa argentina, fuera de su zona económica exclusiva. Al encontrarnos tan alejados de las rutas comerciales apenas vemos otros buques, a excepción de la gran cantidad de pesqueros que faenan en las inmediaciones de las islas Malvinas.

El tiempo durante esta semana apenas nos da tregua, y de hecho tenemos que omitir alguna estación por encontrarnos fuera de los límites de viento y mar necesarios para realizar la maniobra con seguridad. Con todo, se nota la mejoría conforme nos acercamos al norte, y así llegamos sin apenas darnos cuenta de nuevo al domingo.


Vida a bordo. 7 de abril de 2019.

Buenos días familia y amigos!

Empezamos la semana atracados en Ushuaia, ya por última vez durante la presente campaña. Durante los primeros días despedimos a los últimos científicos, técnicos y militares de las bases Juan Carlos I y Gabriel de Castilla, y desembarcamos ya el material científico, las basuras y los dos grandes contenedores marítimos que ocuparon nuestra cubierta de vuelo desde nuestra partida de Cartagena, dejándola ahora diáfana.

El resto de la semana permanecemos en puerto, en el que se hace patente ya el cierre de temporada estival en Ushuaia: la población turística ha decrecido notablemente a la espera del inicio de la temporada de invierno y esquí, y tras cuatro escalas durante la presente campaña y una presencia casi ininterrumpida en la ciudad desde hace más de 25 años la dotación del Hespérides se siente ya como en casa.

Con todo, el tiempo en puerto pasa rápido y antes de que nos queramos dar cuenta recibimos a bordo a los integrantes de la siguiente campaña, FICARAM, que se desarrollará hasta nuestra llegada a Las Palmas de Gran Canaria.

Finalmente, el sábado salimos de nuevo a la mar, despidiéndonos de Ushuaia y del canal Beagle con un “hasta pronto”, pues apenas quedan unos meses para volver. A la salida del resguardo del canal la mar nos recibe con ímpetu, con mar gruesa y viento fresco, pues no en vano navegamos al sur de los 50 aulladores y los 40 rugientes.

En estas condiciones despedimos la semana, rumbo ya a nuestra próxima escala en Brasil.

Vida a bordo. 31 de marzo de 2019.

Buenos días familia y amigos!

La semana empieza fondeados en puerto Foster, donde estamos terminando de embarcar todo el material de la base Gabriel de Castilla. Aprovechamos también nuestra estancia allí para que algunos miembros de la tripulación visiten la base, donde nuestros compañeros del Ejército de Tierra nos reciben magníficamente, mostrando la máxima camaradería entre compañeros de armas.


Una vez cargado el material levantamos fondeo y nos dirigimos de nuevo a la base Juan Carlos I, donde recibimos a los últimos científicos y técnicos que allí quedaban. Así, la base queda cerrada y preparada para aguantar el invierno austral, hasta la próxima campaña. Tras cerrar la base nos dirigimos de nuevo a isla Decepción, puesto que al encontrarse en el cráter de un volcán es el sitio más resguardado del fuerte viento y oleaje que reina en la zona. De momento el cruce del mar de Hoces está desfavorable, por lo que es preciso esperar a que mejoren las condiciones.

Permanecemos un par de días de nuevo en puerto Foster, donde aprovechamos para embarcar el último material de la base Gabriel de Castilla y de realizar una visita a bahía Péndulo, donde nuestros nadadores de rescate aprovechan para darse un baño y probar su material de rescate.

Finalmente, el jueves cerramos la base Gabriel de Castilla y recibimos a bordo a sus integrantes, después de celebrar un acto de cierre donde arriamos la bandera nacional que ondeó allí durante la campaña. Una vez con las dos bases cerradas y todo el personal a bordo esperamos a que las condiciones sean propicias para cruzar el mar de Hoces, pues conforme se acerca el invierno la meteorología allí se vuelve más adversa.

Es el viernes cuando ponemos rumbo a Ushuaia, despidiéndonos de la Antártida hasta la próxima campaña. Al salir por última vez de los Fuelles de Neptuno nos encontramos con un grupo de ballenas nadando muy cerca de nosotros, como si estuvieran diciéndonos adiós, al tiempo que una mezcla de sentimientos encontrados nos recorre: por una parte es un alivio finalizar esta parte de la campaña y comenzar a iniciar nuestro regreso a casa, pero por otra parte nos invade cierta nostalgia, pues la Antártida tiene algo que invita a volver.

Durante el cruce tenemos las condiciones más adversas de los ocho que realizamos esta campaña, no en vano nos encontramos ya en el otoño austral. Con todo, salimos de isla Decepción con el barco arranchado a son de mar, por lo que sólo queda resistir estoicamente el mareo, a veces con ayuda de la consabida biodramina.

Ya el domingo recogemos al práctico y recorremos de nuevo el canal Beagle, entrando durante la tarde en el puerto de Ushuaia, nuestro segundo puerto base después de Cartagena.

Vida a bordo. 24 de marzo de 2019.

Buenos días familia y amigos!

Comenzamos la semana navegando en demanda de Ushuaia, en el que va a ser nuestro sexto cruce del Mar de Hoces. Una vez más y gracias a una buena planificación las condiciones son benévolas, y realizamos el tránsito sin mayores contratiempos. El martes llegamos por penúltima vez a Ushuaia a través del canal Beagle, atracando por la tarde con un tiempo muy agradable para encontrarnos ya a punto de comenzar el otoño austral. Esto se nota especialmente en el acortamiento de los días con respecto a hace sólo dos meses y sobre todo en la menor afluencia de turistas y barcos de pasaje en el muelle.

Tras dos días en puerto, en los que descargamos material y residuos de las bases y despedimos a los científicos que realizaron el tránsito con nosotros, volvemos a salir a la mar, para nuestra última incursión a la Antártida de la presente campaña. Por séptima vez consecutiva la mar y el viento no nos afectan significativamente, aunque somos conscientes de que conforme nos acercamos al invierno esto cambiará de forma sustancial.

Finalmente, el domingo de madrugada llegamos a la base Juan Carlos I, y aprovechamos para cargar todo el material pendiente para el cierre de base antes del amanecer, para evitar así el hielo en la playa y un empeoramiento de las condiciones. Al orto, y una vez cargado el material con éxito, dejamos a nuestros compañeros de la base ultimando el cierre y nos dirigimos a isla Decepción, donde permaneceremos fondeados al abrigo de la mar que se está formando en el mar de Bransfield a la espera de que amaine el viento y podamos finalizar nuestra labor en la Antártida durante esta campaña.

    
        

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar Más información